Páginas: 1
Autor Tema: La comunidad misión  (Leído 1531 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
caballeroblanco
Usuario Héroe
*****

Reputación: 0
Mensajes: 111


Email
« en: 23 de Junio de 2016, 07:21:21 am »

Me gustaría analizar ahora algunos documentos internos de la misión relacionados con la formación doctrinal que recibe. Siempre había querido estudiar a fondo todo esto porque siempre tuve dudas acerca de muchas de las cosas que se decían, pero como estábamos tan metidos en las labores de proselitismo y búsqueda de dinero, nunca tuve un tiempo de análisis frío de todo lo que nos enseñaban y que mucho de ello está contenido en el famoso "cofre" de la sabiduría. Éste es un tema que viene contenido en dicho cofre y cualquier promulgador que tenga esta información la puede corroborar.

Como parte de la formación básica del promulgador, en sus carpetas de formación existe este tema llamado "La Comunidad Misión". Este documento define qué es y cómo funciona. Veamos párrrafo por párrafo:

Inicia con un párrafo del segundo mensaje:

"Protéjanse debajo de mi manto y vivan en mis virtudes.  Plenitud es lo que quiero porque así me lo ha encargado mi Hijo.   (Segundo Mensaje)".

Como ya hemos visto, que utilicen los mensajes de entrada para establecer su filosofía ya es una afrenta a la Iglesia, porque ni los mensajes ni las apariciones han sido aprobadas por la misma.

Quote
"Cuando hablamos de las etapas de la Misión, nos referimos a un determinado momento dentro del tiempo o lugar; cuando hablamos de la esencia nos referimos a su  origen sobrenatural.  La misión es también una comunidad.  Cristo y la Virgen quisieron establecer una comunidad, la Iglesia.  ¿Cómo se llama la comunidad de Cristo?  El Cuerpo Místico del Señor, que es una comunidad unida en un solo espíritu.  La Misión es parte de ese Cuerpo Místico del Señor, que la Virgen quiere mantener unida de una manera bien profunda y especial."

Inicialmente, atribuyen a la misión un origen sobrenatural, el cual habría que verificar en base a la veracidad de los hechos y la sanción de la Iglesia, la cual repetimos, ya ha determinado que "no consta sobrenaturalidad". De entrada cuestiono ¿cuál es el pretendido "origen sobrenatural" del que hablan?

Luego mencionan que "Cristo y la Virgen quisieron establecer una comunidad, la Iglesia". ¿Qué? La Virgen NUNCA estableció NADA. Cristo es quien funda su Iglesia, María únicamente cumplió la voluntad de Dios y acompañó a Nuestro Señor como su Madre, pero ella NO ESTABLECE LA IGLESIA. María es madre de la Iglesia pero no fundadora de la Iglesia, y como madre vela por la Iglesia y SE SOMETE a la voluntad de Cristo. No puede, por tanto, modificar el plan de Dios o sugerir un camino paralelo a la Iglesia, a la cual está sometida. Esto requiere de una clarificación de términos ya que es, al menos, confuso y puede sugerir que María como fundadora de la "comunidad" Iglesia puede intervenir de motu propio. Y si estaban pensando en las bodas de Caná como contraargumento, les digo de una vez que no es válido, porque cuando la Virgen en las Bodas de Caná le pide a su Hijo que interceda, sus palabras fueron "hagan lo que Él les diga", por tanto aunque le arrancó un milagro "no planificado" siempre sometió su voluntad a su Hijo. La Misión no se somete a la Iglesia como María se somete a Cristo y aunque alegan que la misión es "por encargo de Su Hijo" esto contradice el hecho de la fundación de su Iglesia puesto que dotó a la misma con los medios completos y la revelación completa, no a pedacitos o parcialmente, sino plenamente. Decir que la Iglesia donde se encuentra Cristo en cuerpo, alma y espíritu a través de la Eucaristía y la acción del Espiritu Santo es meramente "la verdad de salvación" es totalmente un despropósito.

Finalmente en este párrafo dicen que "La Misión es parte de ese Cuerpo Místico del Señor, que la Virgen quiere mantener unida de una manera bien profunda y especial" como sugiriendo que, siendo un ente "de origen sobrenatural" y no surgido de la Iglesia o por inspiración de la misma (porque dicen que la misión por si misma es una "comunidad"), este se injerta a la Iglesia y se mantiene unida. Esta interpretación expica por qué la misión no se somete a la autoridad de la Iglesia: su origen mismo intenta influir o inyectar al "Cuerpo místico" una serie de añadidos, los cuales supuestamente son provistos por María, de una manera externa a la Iglesia, y que estos añadidos se "mantienen unidos" por acción de la Virgen. Esto es bien grave y constituye en sí mismo algo que si no es directamente herético, al menos genera muchísima suspicacia sobre todo por no poder verificar el origen sobrenatural.

Quote
Una comunidad es aquella que tiene una unión de perfección como lo quiere la Virgen, una unión de Plenitud. Seamos una comunidad unida en un solo pensamiento, una sola forma de comportarnos, una cultura.  Para poder construir la comunidad pedida por Nuestro Señor y la Santísima Virgen, tenemos que sacar de nuestro interior el yo.  La comunidad está compuesta por un grupo de gente que viene de diferentes lugares, tiene formas distintas de pensar, de comportarse, con diferentes virtudes y defectos y cada uno es un “yo”.  El problema mayor del “yo” es la soberbia que no permite reconocer que Dios es el Todopoderoso y que uno es criatura, hijo de Dios.  Inclusive, no le deja conocer a los hombres que tienen defectos y virtudes.   Lo primero que hace el hombre es resentirse y defenderse, eso es una prueba de que tiene problemas de soberbia.  En los tiempos modernos le llamamos a eso comportamiento acomplejado.

Aquí hablan que la "comunidad" que ellos representan busca una "unión de Plenitud". La Plenitud es un término de la jerga interna del grupo, y significa un grado que ellos consideran superior a la santidad propuesta por el evangelio, esto es parte de su "verdad absoluta", otra herejía ya que la Iglesia en modo alguno enseña que exista grado más alto para el cristiano que la santidad. No es parte de la doctrina católica por tanto intenta añadir a la revelación un concepto ajeno al cristianismo.

Luego mencionan el vencimiento del "yo". Esto ya lo he explicado en otras ocasiones. El concepto del "yo" tiene una carga deliberadamente negativa como egoismo, sobrebia y pecado. No utilizan los conceptos por separado sino que todo lo engloban en el término "yo" para simplificar el lenguaje, pero cargándose una connotación indebida al concepto del "yo" en su origen psicológico, que implica aquella parte de la personalidad que media entre los instintos primarios y la moral. Si este se destruye el sujeto queda completamente a merced de sus pasiones y no puede interpretar de manera correcta la moral, la cual puede desequilibrar los frenos morales de la persona de manera imprevista y potencialmente destructiva.

Si realmente nos atenemos a la sana doctrina, debemos comprender los conceptos del pecado y los vicios de manera independiente (soberbia, egoismo, etc) y no sobre un concepto aglutinador que tiene como fin último la destrucción de la personalidad para inicial un adoctrinamiento y control mental del adepto.

La justificación de ellos es la palabra de Jesucristo "Quien quiera venir en pos de mi, niéguese a si mismo, tome su cruz y sígame" (Mt 16, 24). Pero esta interpretación de "negarse a sí mismo" conlleva en la doctrina católica la renuncia al pecado y no la destrucción de la personalidad. Por ello no es compatible el concepto del "yo" como la misión lo maneja con las palabras de Jesús.

[continuará]
« Última modificación: 23 de Junio de 2016, 10:47:46 am por caballeroblanco » En línea

caballeroblanco
Usuario Héroe
*****

Reputación: 0
Mensajes: 111


Email
« Respuesta #1 en: 23 de Junio de 2016, 08:28:55 am »

Quote
Una de las cosas más importantes que tiene que reconocer el hombre es su “yo”.  Cada promulgador tiene que identificar cual es su “yo” y cuales son sus virtudes porque queremos establecer una comunidad compuesta del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y de María Santísima y una de las cosas que se opone a la creación de la comunidad es el “yo”.  Entonces, nuestro “yo” tiene que revestirse de Cristo para poder formar parte de esa comunidad. Por eso dice Cristo que quien quiera ir en pos de El, niéguese a sí mismo, tome su cruz y le siga, y esa cruz son todos los defectos porque quien tiene virtudes, no tiene cruz.

Aqui se abusa del término "yo" al decir que "cada promulgador tiene que identificar cual es su yo y cuales son sus virtudes" ya que entonces ahora yo significa vicios y defectos. Lo correcto sería decir "identificar cuales son sus defectos y cuales sus virtudes" ya que las personas deben poder identificar por separado cuales son sus diademas (soberbia, lujuria, etc) para poder trabajar en ellas de manera adecuada y sin tener que implícitamente relacionar todo lo que yo como persona hago con la maldad pura, pues nuestros actos conscientes pueden ser buenos o malos. La misión relaciona pues, cualquier acto razonado o de iniciativa propia como "malo" implícitamente y por tanto, indigno de cualquier valor para Dios. Sólo aquellos actos que no provengan de mi voluntad son aceptables para Dios.

El decir que el yo se opone a la comunidad es bastante cuestionable. La definición que ellos hacen de comunidad es que todas las personas que pertenecen a ella no realizan actos propios de voluntad, luego por tanto sus actos responden a una entidad externa, en este caso Cristo según el texto, pero sin especificar cómo podemos identificar que Cristo es a quien responden nuestros actos. Esto suena más a una especie de prisión psicológica que a una comunidad realmente consciente. El sentido de la comunidad cristiana es muy diferente ya que requiere de nuestra voluntad y de nuestra libertad para obtener fines comunes. Dios lo que desea no es "doblegar" nuestra libertad y nuestra voluntad, sino que al contrario, nos proporciona ese don maravilloso y lo respeta hasta las últimas consecuencias, con el fin de que, a partir de ella, trabajemos libremente y de acuerdo a nuestras posibilidades y capacidades en la creación de esa comunidad, que es "común acuerdo", no "pensamiento único"

[continuará]
« Última modificación: 23 de Junio de 2016, 10:53:42 am por caballeroblanco » En línea

caballeroblanco
Usuario Héroe
*****

Reputación: 0
Mensajes: 111


Email
« Respuesta #2 en: 23 de Junio de 2016, 11:04:38 am »

Quote
"Hay una diferencia entre los defectos y el pecado.  El defecto es el potencial que, como una represa llena de agua, se sigue llenando y en algún momento el agua le sale por encima y explota la represa. Está enmarcado en las 7 diademas.  Y se puede ver en el soberbio, tiene una energía negativa mala; y el humilde tiene una energía positiva que le da fuerza y paz.  El pecado son las acciones que surgen de ese defecto, como por ejemplo, faltarle al hermano.  Nosotros, en nuestro interior tenemos esa potencialidad de pecar y esa potencialidad se llama “yo”."

¿Energía negativa? ¿Energía positiva? Esto suena a esoterismo. No es que haya "energías" en el pecado, sino que existe una causa/efecto en los actos que cometemos. Lo correcto es decir que nuestra imperfección humana produce defectos que se reflejan en nuestros actos. Nada de "energías" ni cosas extrañas. Y nuevamente, un abuso del "yo" todo malo que ahora es la "potencialidad del pecado". ¿Vemos como le acumulan definiciones y connotaciones negativas a nuestro balance psiquico?

Quote
Uno de los mecanismos para ir acabando con ese “yo” es trabajar a través de la obediencia, un mecanismo que Dios puso para que el hombre fuera entendiendo que tiene que crecer del “yo” a la comunidad, eso es, crecer espiritualmente.  La real comunidad es mística y está en el plano 7, que no es otra cosa que ir del individuo “yo” a una comunidad múltiple.  Nuestra comunidad la simbolizamos con la flor de la hortensia porque son muchas florecitas que se han juntado y han formado una hermosa flor grande, preciosa y todas las florecitas están en su sitio, que aunque pequeñas no pierden su belleza individual y siguen siendo parte de la flor grande.  Eso es lo que queremos, hacer relucir nuestro ser, con la virtud.

Y aquí está la razón por la cual se le "carga" el muertito al yo. Definen la obediencia como la solución al egoismo, la soberbia y todos los males habidos y por haber. ¿Quieres crecer espiritualmente? Obedece a la cúpula. Entre más sumiso eres "mas crecido" estás. O sea que para ser santo tienes que destruir tu personalidad y tu voluntad y ponerla al servicio de la secta. Por eso no quieren que tengas yo!!, porque así no cuestionas ni piensas ni criticas. Qué conveniente, ¿no creen?

Y luego, otro de sus términos locales: "La real comunidad es mística y está en el Plano 7". Volvemos a imponer la plenitud como ideal y como dogma para su secta. No basta ser buen católico, no basta con acercar gente a la Iglesia, no basta con estar en Gracia de Dios y vivir las virtudes ni con ser santo. La verdadera "comunidad" que ellos pretenden es una en la que todos funcionan como robotitos sin cerebro que solamente hacen lo que les ordenan sin cuestionar y cumpliendo la "voluntad de Dios" a través, claro, de los líderes o líder supremo.

[continuará]
En línea

caballeroblanco
Usuario Héroe
*****

Reputación: 0
Mensajes: 111


Email
« Respuesta #3 en: 23 de Junio de 2016, 12:07:18 pm »

Quote
Tenemos que practicar las virtudes con la gente que está a nuestro alrededor.  Tenemos que ir reconociendo día a día esas manifestaciones del yo.  El ser virtuoso nunca se queja.  Dios nos paga con la gracia santificante que resulta de la práctica de la virtud.   La gracia santificante es algo sobrenatural desconocido para el hombre que viene de Dios y transforma su ser y va haciendo que los santos se vayan convirtiendo en seres de perfección y mayor santidad.

Traducción: elimina tu juicio crítico, no cuestiones ni te quejes, y todo irá bien. Eso de "reconocer manifestaciones del yo" es una frase prefabricada para hacerte pensar que cada cosa que viene de tu cerebro es el "yo" surgiendo para que lo calles, para que lo hundas. No importa si lo que te dicen no tiene sentido, no importa si lo que te piden es algo ilegal o cuestionable moralmente, no importa si la información con la que trabajas es sesgada o incompleta, tu obedece!!, no te preguntes ni te quejes si te parece injusto o mal lo que te piden, al fin y al cabo son los líderes los que ponen en sus bocas la voluntad de Cristo. Eso es lo que te piden básicamente en jerga sectaria.

Quote
Hay muchas fuerzas que halan al hombre pero entre esas fuerzas existe una fuerza poderosa que se llama Dios.  La promesa al vencedor es hacerlo como ángel, revestido de blanca vestidura y, dice el Señor:  “no borraré su nombre del libro de la vida, sino que me declararé por él delante de mi Padre  y de sus ángeles”.   Así le habla al carisma de Sardes. Por tanto, promulgador, lucha con fuerza para edificar la comunidad plena.  ¡El premio de la patria celestial te aguarda!

Esta parrafrasada ya llega al punto del estallido mental... ¿Dios es una fuerza poderosa? Dios NO ES UNA FUERZA, no es un ser etéreo. Es EL SER, es Dios en su ser Trino, con su cuerpo y su sangre. Es palpable y real, no una "fuerza".

El final es un clásico sectario: "La promesa al vencedor es hacerlo como ángel". Me gusta más la frase griega "sereís como Dioses" porque es finalmente la misma falacia. Prometerte un premio etéreo grandilocuente e inimaginable, mientras vacias tus bolsillos y te partes el alma trabajando sin sueldo y abandonando tu familia, tus hijos y tu vida en favor de esta maravillosa utopía totalitaria llamada "Comunidad Misión". ¿Quién se apunta a vivir el resto de su eternidad en tan majestuosa comunidad?
« Última modificación: 24 de Junio de 2016, 08:19:36 am por caballeroblanco » En línea

Páginas: 1
Imprimir
 
Ir a: