Páginas: 1
Autor Tema: La disonancia congnitiva  (Leído 754 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
caballeroblanco
Usuario Héroe
*****

Reputación: 0
Mensajes: 111


Email
« en: 27 de Junio de 2016, 06:34:22 pm »

El término disonancia cognitiva fué definido en 1957 por el psicólogo Leon Festinger, a través de su libro "A theory of cognitive dissonance". En esta obra, Festinger define que la mente humana funciona a través de emociones, pensamientos y comportamientos. Cuando nuestro sistema de creencias o pensamientos entran en conflicto con las emociones o la conducta, se produce una incongruencia en la persona y esta tiende a modificar tanto sus emociones como su comportamiento para alinearlo a las ideas. Lo mismo ocurre cuando se modifican las emociones o los comportamientos. Vemos algunos ejemplos:

1. Disonancia de las emociones .- Cuando un sujeto entra en depresión, sus emociones alteradas hacen que los pensamientos del sujeto se vuelvan sombríos y negativos, y por tanto, su conducta se vuelva tendiente a aislarse o incluso a lastimarse.

2. Disonancia del pensamiento .- Cuando un sujeto por ejemplo se entera que sus pulmones están siendo afectados por su forma de fumar, y aprende sobre los daños del tabaquismo, comienza a tener una serie de emociones adversas ante el tabaco y finalmente modifica su conducta dejando de fumar.

3. Disonancia de la conducta .- Sucede cuando un sujeto realiza una acción que sabe que moralmente para él es reprobable, como por ejemplo, una persona que roba, pero ese acto lo repite posteriormente. Al primero momento de robar siente culpa y su mente le dice que lo que hace es malo. Sin embargo, su disonancia es tan grande que cambia sus emociones para no sentir remordimiento y modifica su mente para inhibir el efecto de la moral que lo acusa del delito. Entonces termina pensando que lo hizo "por una buena razón" y justifica su conducta de alguna forma.

Cabe destacar que Steven Hassan posteriormente en su modelo BITE agrega un cuarto elemento que es la información, pero por ahora vamos a enfocarnos únicamente en los postulados de Festinger.

¿Por qué es importante comprender esto? Porque parte del control mental de las sectas se basa en (y cuenta con) la disonancia cognitiva. Al emplear técnicas de influencia indebida en el sujeto, tratan de influir y doblegarlo utilizando métodos para atacar los tres elementos para intentar "romper" al sujeto: utilizan las emociones para tratar de influir en los pensamientos (la ruleta rusa emocional), ocultan información y la manipulan los pensamientos para detonar conductas en el sujeto, y ya una vez adoctrinados, controlan el entorno social y la conducta del sujeto para que las emociones y los pensamientos se mantengan alineados al ideal sectario.

Hasta este punto, podemos entender de alguna manera el por qué pese a que existan evidencias contundentes o razonables para que un adepto deje de pertenecer a la secta la persona se mantiene dentro de la misma: está atrapada en un juego mental que le impide reconocer el error y por ello justifica las cosas primero negándolo ("lo que me dices es falso"), justificándolo ("esto ocurre por una buena razón") o incluso, deseándolo intelectualmente ("quiero pensar que lo que hago está bien").

Cualquier persona que conviva con un adepto y nosotros los que fuimos alguna vez adeptos a una secta entendemos perfectamente esto. Esto se vuelve muchas veces como una adicción. Una vez que estás dentro, sacarte de encima todos los yerros y las incongruencias que ves y aceptar que te equivocaste es muy difícil, porque para muchos que han estado 20, 30 o más años en un grupo destructivo puede significar no entender la vida de otra manera. Puede que tengas más tiempo perteneciendo a una secta de lo que viviste fuera de ella, y eso es una loza difícil de quitar. Psicológicamente deja marcas, y sólo con tiempo y mucha paciencia puedes volver a recuperar tu libertad y tu tranquilidad. Incluso esto mismo lo ocupan las sectas en tu contra cuando te sales, diciendo que esa falta de paz es porque los abandonaste y que es una maldición, cuando saben perfectamente que el daño que ellos te han realizado deja este tipo de secuelas y por ello tratan de aprovecharlas.

La consecuencia de la influencia indebida es que la disonancia cognitiva se utiliza para crear en el adepto una segunda personalidad (yo-secta) la cual responde a los valores y postulados que el líder o líderes sectarios quieren implantar en el adepto. Para entenderlo mejor imaginemos que la pseudo-personalidad sectaria es como un virus que infecta la personalidad de los adeptos. Este virus tiene un "código genético" (las reglas de la secta, la doctrina y la influencia del líder sectario) que una vez arraigado en el subconsciente (a través del adoctrinamiento, el miedo, el condicionamiento y la repetición contínua de los conceptos al adepto) logran controlar a la persona y toman control sobre la misma. La manera en que opera esto con influencia coercitiva ya sean en tus emociones o tus pensamientos, y si logran atacar cualquiera de estos el resto se adaptará a los nuevos postulados.

El yo original (yo-yo), es decir, la personalidad original que proviene de las experiencias y decisiones pasadas antes de que la secta tomara control, es relegada y mantenida a raya por las doctrinas y normas estrictas de la secta, minada por el exceso de trabajo, el cansancio y el condicionamiento mental, por lo que las decisiones del adepto ahora están en manos de un tercero que controla a este virus por medio de las tecnicas de control mental y desestabilización de la persona. Esto mantiene una confusión permanente y la persona responde de manera autómata (con las formas y lenguaje aprendido de la secta) por lo que no decide racionalmente, sino condicionado.

Pero por otro lado, la disonancia cognitiva también opera en contra de la secta, y es porque no pueden mantener al yo-secta por mucho tiempo sin actualizar el marco de control mental cada cierto tiempo (por ello es que programan retiros y talleres obligatorios apartados del mundo exterior cada cierto tiempo, y dichas sesiones son largas y cansadas, porque se utilizan técnicas de hipnosis y rompimiento de la personalidad para volver a reforzar el yo-secta). Si la persona puede romper el marco de control mental en algún momento, la disonancia cognitiva del yo-yo empezará a cuestionar los pensamientos y conceptos del yo-secta, y puede (con suerte y algo de ayuda) romper el control mental y descubrir la farsa.
« Última modificación: 28 de Junio de 2016, 12:54:53 pm por caballeroblanco » En línea

Páginas: 1
Imprimir
 
Ir a: