Páginas: 1
Autor Tema: 3 sectas para recordar en el DF (Mexico)  (Leído 1531 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
Zorg
Administrador
Usuario Héroe
*****

Reputación: 61
Mensajes: 248



WWW Email
« en: 07 de Junio de 2011, 03:59:33 pm »



Fieles a supuestos anticristos o encarnaciones de Satanás, en la memoria de los capitalinos se hacen presentes nuevos grupos que en las calles se reúnen para adorar lo que para muchos resulta tabú.

Cabe mencionar que los católicos en la ciudad disminuyeron, al pasar de 92.4% en el año 1990 a 84.4% en el 2010; otros credos incrementaron sus devotos en 2.1%

Te mostramos tres de estos credos que por sus creencias han atemorizado a la capital en las últimas décadas.

"El Anticristo", con templo en el WTC

Se informaba en 2007, el arribo a tierras aztecas del puertorriqueño José Luis de Jesús Miranda, autoproclamado Jesucristo Hombre y “el Anticristo” dentro de su congregación “Creciendo en Gracia”.

Registros de ese año ya revelaban una presencia de 82 centros donde difundía su doctrina”, tres de ellos en la capital. Actualmente se calcula que hay 102. Para pertenecer a este credo, los fieles deben tatuarse el 666 y la SSS (Salvo, Siempre Salvo) que los identifican y siempre tenerlos visibles.

Los creyentes se reúnen en un auditorio para más de 500 personas, en el World Trade Center, en la colonia Nápoles. Miranda aparece ante ellos desde un monitor. A su llegada al DF, el boricua ya contaba con una oficina en el hotel Miran Cestero, sobre Paseo de la Reforma.

Este hombre también llamado “papi” o “Dios” formó su credo luego de presenciar la visita de dos ángeles y Jesucristo en 1973. Para entonces, ya contaba con un pasado de adicciones al alcohol y a la heroína, además de ingresos a prisión por robo.

Se estima que más 5 mil mexicanos siguen este credo y que donan hasta 40 por ciento de sus percepciones para su fe.

El milagro financiero del "Profeta de Dios"

Diez años antes, en 1997, los titulares de diversos diarios de circulacion nacional difundían la llegada del autollamado “Profeta de Dios”, Morris Cerullo, que un Domingo de Resurrección decidió ofrecer una misa cristiana con la presencia del Espíritu Santo en la Arena México. Más de 18 mil capitalinos asistieron al rito que prometía no sólo paz y tranquilidad, sino “la unción del dinero”.

Durante el evento, el líder explicaba que para que se efectuara dicho don, los asistentes debían depositar en sobres amarillos “ofrendas generosas” para la obra de Dios y la fortaleza de su iglesia.

“El Espíritu Santo hablará con ustedes y pedirá que cada familia ofrezca 800 pesos, que 23 personas den 8 mil pesos y que tres más depositen en el sobre un cheque por 80 mil pesos”, fueron sus palabras ese domingo, registradas en el texto “La Multiplicación de las Sectas” de Alicia Herrasti.

Quienes no tuvieran dinero en ese momento, debían escribir en el sobre su nombre, dirección y teléfono más la cantidad que deseaban donar para que días después alguien de su comunidad se comunicara con ellos.

Para comprobar que el milagro financiero sería real y que el Espíritu Santo estaba presente, Cerullo dejó que algunos asistentes subieran al escenario, los tocó, les sopló y cayeron al suelo desmayados. Actualmente es llamado “El Profeta de las Naciones” y lleva sus misas por toda Latinoamérica.

Tras las rejas, el obispo de la "Santa Muerte"

Fue a mediados de la década pasada, cuando David Romo incluyó en su iglesia la adoración a la Santa Muerte, debido al número de devotos que ya se registraba en la capital. Pero en 2007, cuando la Secretaría de Gobernación (Segob) retiró el registro como culto establecido a la Santísima Muerte, decidió expulsar a la imagen de su iglesia por “su supuesto vínculo con el narcotráfico”.

Así fue como Romo creó el Ángel de la Santa Muerte, figura inspirada en el rostro e imagen de su esposa. Y se convirtió en su obispo.

Sin embargo, en enero de 2011 este culto sufrió un revés. La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) detuvo al obispo del Santuario Nacional del Ángel de la Santa Muerte, como presunto partícipe en un grupo de secuestradores que se hacían pasar como integrantes de “Los Zetas”.

La dependencia dijo tener evidencia de la participación de Romo en el cobro del rescate de un matrimonio, cuyo dinero fue trasferido a una de sus cuentas con el alias Silverio Reyes Fremain Cortés. Al momento de su captura, Romo aseguró que el dinero, producto de extorsiones que realizaba la banda “El Aztlán”, se destinaría para construir un nuevo templo en La Merced.

Romo Guillén declaró que durante su estancia en la cárcel reclutará internos al credo que profesa y pidió a sus fieles a contribuir económicamente con las modificaciones a su templo de la colonia Roma. El culto se ha expandido a otras zonas de la capital, en capillas de las colonias Doctores y Morelos.

En 2007, las autoridades contabilizaban más de un millón de fieles mexicanos a la “Santísima Muerte”, que tiene uno de sus altares principales en la calle de Alfarería, en el Barrio de Tepito. Más detalles sobre este culto, en el siguiente video.


¿Que otras sectas perniciosas quedaran aun en Mexico? ¿cuantas personas seran aun incautas de engaños en seudo grupos dizque Catolicos pero que solo lo es de nombre? ¿cuantos auto proclamados "profetas" "angeles tumbados" y demas seguiran estafando la fe de las personas?.
En línea

"Y la Verdad Os Hara Libres..."

Páginas: 1
Imprimir
 
Ir a: