Páginas: 1
Autor Tema: La Iglesia Universal del Reino de Dios, a la conquista de Africa.  (Leído 1251 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
ROBLE
Moderador Global
Usuario Héroe
*****

Reputación: 32
Mensajes: 372



Email
« en: 31 de Enero de 2012, 05:11:39 am »



Con el título “Neopentecostales brasileños perforan África", el diario argentino Urgente24 ha publicado una extensa noticia sobre la secta brasileña llamada Iglesia Universal del Reino de Dios, que se ha multiplicado por unos 160 países. Por ejemplo, Mozambique. ¿Qué está ocurriendo con esa penetración cultural-religiosa en tierra africana? El artículo, que reproducimos a continuación, nos lo cuenta.

La secta de la comunicación
 
En 1975, Edir Macedo Bezerra y Romildo Soares fundan el Salón de la Fe. Luego de una disputa entre ambos, se separan en la Iglesia Internacional de la Gracia de Dios (encabezada por Soares) y en la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD), esta última se fundó oficialmente el 27 de julio de 1977. Edir Macedo fundó esta secta el 9 de julio de 1977. La IURD es también conocida por el nombre de su programa de televisión, “Pare de Sufrir". Las normas y estatutos de la agrupación, y varias de sus doctrinas son similares a las de las iglesias cristianas pentecostales, situación que convierte a IURD en parte del neopentecostalismo.

En toda América Latina el movimiento religioso que más ha crecido es el llamado pentecostalismo, cuya imagen de “incendio espiritual” cautiva a muchas personas. En tan solo 100 años de existencia se ha transformado en el movimiento cristiano de mayor y más rápido crecimiento de la historia. Surgiendo en la primera década del siglo XX, ya en 1970 totalizaban 73 millones, para llegar en 1989 a 352 millones en todo el mundo, y hoy se habla de 500 millones. Tiene una tasa de crecimiento del 10% anual. El boom pentecostal ha provocado también la irrupción de movimientos satélites denominados neopentecostalismo.
La IURD logró, además, una notable penetración en los medios de comunicación. Varios de sus miembros, la mayoría de los “obispos” (incluido Edir Macedo), decidieron en 1989 ingresar al mercado de la tele-radiodifusión y compraron la Red Record por 45 millones de dólares norteamericanos y pagaron otros 300 millones de la deuda que tenía la emisora paulista.

Se quedaron con el canal de TV, que tiene 23 estaciones repetidoras, además de los canales Record News y Red Familia, varias radios (hay 40 estaciones de radio registradas a nombre de un grupo de pastores y hay 36 arrendadas, que integran la Red Aleluya), los diarios Hoje em Dia, de Belo Horizonte, y Correio do Povo, de Porto Alegre, entre otros, talleres gráficos (Ediminas y Universal), además de cuatro empresas de inversión (que son accionistas de otras empresas), una agencia de viajes, una inmobiliaria, una compañía de seguros de salud. La IURD brasileña posee, inclusive, una compañía de taxi aéreo, Alliance Jet.

La Iglesia Universal del Reino de Dios hoy está presente en más de 180 países, incluyendo Portugal, USA, Rusia, Hong Kong, Japón, Francia, India, Israel, Sudáfrica, Honduras, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Ecuador, Letonia, Rumanía, Botsuana, Namibia, Mozambique, Angola, Tanzania, Nueva Zelanda, Filipinas, México, Inglaterra, Argentina, Colombia, Venezuela, Uruguay, Chile, Jamaica, Grecia, Alemania, España, Italia, Suiza, Perú, entre otros. Precisamente esto explica que, tal como informó Urgente24 en noviembre de 2011, Brasil otorgue pasaporte diplomático al pastor Macedo.

La IURD en África

Por ejemplo, la Iglesia Universal del Reino de Dios en Mozambique fue fundada el 27 de noviembre de 1992 en el Cine África y ahora tiene su sede en el barrio de Alto-Mae, en la capital, Maputo. La IURD en ese país cuenta con programas diarios de radio y televisión, Record Moçambique, que abarca el tema en todas las capitales de provincia, así como en la televisión WTS y MIT y Rádio Record Mozambique, con programas locales en Maputo y Beira, Radio 99FM, Radio SuperFM, Radio Terra Verde y TOP Radio FM, un portal de Internet, de la IURD Mozambique7 y el semanario Folha Universal Moçambique, con una tirada de 18.000 ejemplares, se distribuye en todo el país.

El crecimiento de IURD en África es genuino pero también conflictivo. Hay inocultable adhesión popular, pero también críticas preocupantes. Precisamente sobre la IURD en Mozambique hay un interesante informe de Rowan Moore Gerety publicado por el semanario paulista Carta Capital, y que aparece a continuación.

El ambiente propicio de Mozambique

Pocos lugares del planeta proporcionan tierra más fértil para un mensaje de curación y prosperidad que Mozambique. Con el 90% de la población tratando de sobrevivir con menos de dos dólares al día, con la mitad de los niños sufriendo desnutrición crónica, el país africano se convirtió en un poderoso centro de atracción de adeptos a la Iglesia Universal del Reino de Dios, la IURD.

Un ejemplo del poder que la neo-pentecostal brasileña adquirió en Mozambique tuvo lugar una mañana de septiembre de 2011. La IURD promovió el llamado “Día de Decisiones” (ó “Día-D"), un megaculto celebrado en el Estadio Nacional de Maputo, capital de Mozambique. Tuvo como objetivo promover curación y manifestaciones de fe y, por supuesto, atraer nuevos fieles. La secta reunió 42.000 personas en el lugar y vio 30.000 aglomerarse del lado de afuera, comprando a través de la pantalla gigante. Las personas llevaban rosas en sus manos, símbolo del evento. Entre los elementos del lugar, estaban entre otros desesperados, jóvenes víctimas de poliomelitis con sus bastones, campesinos ancianos descalzos y vendedores ambulantes soñadores de una recompensa mayor.

Apoyo de los gobernantes

El megaculto marcó un año rentable para la IURD en Mozambique. El canal de televisión de la iglesia, TV Miramar, se confirmó como líder de audiencia. Su apóstol, Edir Macedo, fue recibido por el presidente Armando Guebuza. El llamado “cenáculo de fe”, un megatemplo para el culto, se inauguró en Maputo. Y, por último, la concentración muy popular en el D-Day, a la que asistieron el Primer Ministro Aires Ali y la ministra de Justicia Benvinda Levy, entre otros grandes nombres de la política local. Durante 20 años de existencia en Mozambique, la IURD siempre creció más allá de las expectativas y, a pesar de las voces contrarias de sus críticos. En los primeros años de expansión, la IURD enfrentó al entonces Ministro de Cultura y Deportes, Katupha Mateo, quien criticó el uso de instalaciones deportivas para eventos religiosos (mientras su actual sucesor presenció el Día-D in loco).

De la crítica a la adulación

A mediados de la década de 1990, el fallecido Carlos Cardoso, estrella del periodismo mozambiqueño, publicó una serie de editoriales diciendo que la IURD constituía una empresa en lugar de una iglesia, y como tal debería estar sujeta a impuestos. Competidores del canal Miramar -TIM y STV- han estado informando sobre los ex-fieles de la IURD que entregaron sus casas a la secta con la esperanza de recompensas divinas. Hasta la fecha, epítetos como “Pastores ladrones” y “La Iglesia de burla” (fraude), en honor a la Iglesia Universal aparecen en los transportes públicos en Maputo. Disconformes con la secta de Edir Macedo hay a montones.

En un grupo coral de otra Iglesia, según el informe, encontró tres personajes que lamentan haber participado en los marcos de la IURD. Graça entregó un crédito bancario en el altar de la IURD para resolver un conflicto con su marido. Selma, quien buscó a su hijo durante 20 días en Suazilandia, y asesorada por un pastor, donó 1.200 dólares norteamericanos a la secta antes de darse cuenta de su asesinato. Y Felicidad, que interrumpió la construcción de su casa y dejó 25 bolsas de cemento en el patio de la secta para beneficiarse de una bendición anónima. Las tres señoras recordarban las exhortaciones, las entrevistas individuales y las visitas domiciliarias realizadas por los pastores de la Universal, práctica posteriormente considerada por las tres como mecanismo de manipulación.

Pese a las críticas, la IURD se estableció como un ancla en la corriente principal de la sociedad mozambiqueña. Ninguna de las denuncias penales presentadas en contra de la IURD alcanzó una decisión judicial. TIM y STV cobran puntos por encuadrar los spots de la IURD en sus pogramaciones. La prensa independiente, a pesar de los comentarios ocasionalmente mordaces en contra de ella, se deja subvencionar por la publicidad. Un anuncio reciente muestra a un grupo de fieles levantando retratos del Presidente Guebuza durante una “oración por la paz” de la IURD.

Viejas tensiones con miembros del gobierno se resolvieron a través de una simbiosis sutil con el Frente de Liberación de Mozambique (FRELIMO), el partido gobernante. “Por supuesto, hay muchos críticos”, asintió José Guerra, fundador y presidente de la IURD en Mozambique. “Pero la Iglesia es más concurrida todos los días”. Para el Día D, la estrategia de coacción universal asumió el estilo de las campañas electorales. Camiones con altavoces recorrieron constantemente barrios de Maputo durante dos meses, tocando una quizomba (música popular) a petición. La base de un cartel publicitario era un poster omnipresente en las paredes y drenajes de Maputo, demostrando el poder curativo de la fe: un par de pies cubiertos de heridas desagradables (“Antes”) y por otro lado, otro par, sano y sin ningún tipo de mancha (“Después”). “Mi nombre es Armando”, anunciaba el cartel. “Yo sufrí con heridas en los pies durante mucho tiempo. Pero el día que tomé la decisión de participar de una concentración de fe, me curé y ahora soy libre”.

Establecimiento de la secta

La IURD fue la primera secta de origen evangélico en implantarse en Mozambique, después de la larga y devastadora “Guerra de desestabilización” (la guerra civil 1976-1992). La memoria de la antipatía marxista a la religión, durante los primeros años de la independencia y del catolicismo paternalista del estado colonial, permitió que la IURD encontrara un pueblo abierto a una nueva forma de expresión religiosa. Ganó adeptos con el mismo discurso que existe en Brasil: la flexibilidad de sus oraciones, la ausencia de reglas fijas para los fieles y, sobre todo, por la grandeza de su promesa de transformación personal.

Para capturar a los fieles, la Universal utiliza las mismas mandingas y talismanes típicos de religiones afro de Mozambique, justamente las que tanto critican por, en la visión de la propia IURD, promover “brujería“. La utilización de un aceite bendecido y un tratamiento espiritual en base de sobres con consejos a seguir (y solicitudes de donación) son habituales. “Ellos entienden de brujería y tradición africana muy bien. Dan incienso, pulseras y todo lo que da un sanador”, dice el pastor Claudio Mulungo, de la competidora Iglesia Maná.

La Iglesia Universal, como ella misma admite, tiene la audacia de prometer milagros que se atreve a pedirlos con convicción -muchos de ellas ambiguos y presenciados por este reportero. Y todos los “milagros” del Día D tendieron a lo “infalible” ante las cámaras de Miramar. Un anciano con dolor crónico en las piernas pudo correr y se convirtió, en palabras del pastor acompañante, un parapléjico curado. Cuando volvió a sentarse, el señor me confió, en voz baja, que sus pies empezaron a doler de nuevo. En la lógica de la IURD no “ser bendecido” o no beneficiarse de un milagro significa un sacrificio no sincero, un fe insuficiente por parte del fiel. Los milagros malogrados (como el de un hombre en silla de ruedas, atado a un catéter, a quien el testimonio público no se le fue propuesto, a pesar del esfuerzo realizado para levantarse) no son revelados. Lo más importante es mostrar el sentimiento de lo posible, de creer en un cambio de perspectiva calvinista: que ser un creyente perfecto tendrá recompensa infinita.

Acusaciones

Dos días antes del Día D, Alice Mabota, presidenta de la Liga mozambiqueña de Derechos Humanos (LDH), hojeó el Código Penal, se detuvo en el delito de estafa -obtención de propiedades de otra persona por medios fraudulentos. La aplicación de la ley a donativos religiosos podría establecer una prece-dente polémico: los partidarios de la IURD se defienden de las acusaciones de fraude por invocación de la libre voluntad de los donantes. Sin embargo, hay casos en los IURD afirma Mabota, que se acercan a los contratos verbales.

La oficina de servicios de asistencia jurídica de la Liga en Maputo recibe, periódicamente, denuncias de fraude en contra de la IURD, pero los demandantes siempre renuncian antes de llevar su caso a la fiscalía. Algunos conflictos laborales de la IURD (para las descargas ilegales, deudas de seguridad social, discriminación entre mozambiqueños y brasileños) se resolvieron mediante acuerdos de indemnización a favor de los ex-empleados de la secta, que ya ha gastado más de 100.000 dólares norteamericanos con ello. Varias grandes empresas extranjeras en Mozambique han sido penalizadas de esta manera. Sin embargo, los pocos casos de delito contra la IURD, según Mabota, son rehenes de una instrucción opaca de parte de la Fiscalía.

“En un estado normal, (esos casos) recibirían una decisión. Pero no aquí. Es por el poder de influencia de la Iglesia a través del miedo”. Las actividades de la secta de Edir Macedo en Mozambique no parece haber atraído el menor interés de las autoridades fiscales. “Aquí en Mozambique”, dijo Felicidade, ex-integrante de la Universal, “ellos (la IURD), hacen y deshacen, porque nuestro gobierno lo apoya”. Alice Mabota enumeró varios miembros influyentes del gobierno adeptos de la secta de Macedo. “¿Por qué nuestros líderes concurren?”, se preguntó ella. “Para mí, el gobierno debe cuidarse a si mismo. Cuando llega el momento de votar, van a movilizar toda la gente de la Iglesia universal para que los vote”. Ella ve un patrón de explotación en el discurso de la esperanza ilimitada y el sacrificio material promovido por la Universal. “¿Qué van a decidir en el Día D?”, me preguntó, días antes del evento: “Ellos decidirán tener marido, tener trabajo, decidirán ser ricos. ¿Pensás que eso es cierto? Pero no cómo decirle a una persona que no tiene instrucción que no crea en eso si desea tanto creer?”. En el Día D, después del “momento de los milagros”, la multitud recibió instrucciones de regresar a casa con sus rosas, lo que atraería todo lo feo, todo lo malo en el medio ambiente, para luego llevarlas a una Iglesia Universal el domingo siguiente, para ser incineradas. “Las cosas cambian poco a poco”, dijo Amélia, una creyente que esperaba para partir en la cabina de un camión. “No vale la pena cambiar de iglesia, sólo por no ver un milagro cada día. El Día me mostró que Dios existe”, insistió. Sin embargo, días más tarde llamé a Amelia y, hasta la fecha, la rosa estaba en casa.

INFO: http://info-ries.blogspot.com/search?updated-min=2012-01-01T00:00:00%2B01:00&updated-max=2013-01-01T00:00:00%2B01:00&max-results=15
En línea

Páginas: 1
Imprimir
 
Ir a: